Subscribe in a reader

histonotas: 1/12/09 - 1/01/10

miércoles, 30 de diciembre de 2009

HABLEMOS DE DILUVIOS - NOE, GILGAMESH Y LOS OTROS (2ª PARTE)


MESOPOTAMIA

Por los años 2700 - 2800 antes de Cristo, dicen las leyendas que reinó en Sumer un héroe llamado Gilgamesh.

Sus hazañas se fueron transmitiendo oralmente hasta que, con la invención de la escritura por los dichos sumerios, fueron trasladadas a tablillas de arcilla cocida, escritas en idioma acadio con signos cuneiformes, entre 1300 y 1000 AC

Así topamos con la más antigua muestra de escritura narrativa conocida hasta la fecha. Posteriormente se descubrieron tablillas con historias similares de origen acadio y babilónico, narrando hechos similares con diferentes nombres de protagonistas.

Gilgamesh se encuentra en sus andanzas con el sobreviviente de un diluvio universal, Utnapishtim (también llamado Atrahasis o Ziusudra en otras versiones) quien le relata que los hombres, al multiplicarse desmedidamente, provocaban un ruido inmenso, que molestaba a los dioses. El dios Enlil encarga a sus dioses subalternos que envíen un diluvio para acabar con la humanidad pero el dios Enki se apiada de Utnapistim y le ordena la construcción de un arca.

Del extenso poema copio a continuación la parte correspondiente al diluvio. (No me preocupo por el plagio. El autor murió hace más de 3000 años y los herederos no me demandarán).

Utnapishtim dijo a él, a Gilgamesh: «Te revelaré, Gilgamesh, una materia oculta Y un secreto de los dioses te diré: Suruppak--ciudad que tú conoces y que en las riberas del Éufrates está situada--, esa ciudad era antigua como lo eran los dioses de su interior, cuando sus corazones impulsaron a los grandes dioses a suscitar el diluvio.
Estaban Anu, su padre, el valiente Enlil, su consejero, Ninurta, su asistente, Ennuge, su irrigador. Ninigiku-Ea también estaba presente con ellos; [.............].

¡Construye una nave! [.............] A bordo de la nave lleva la simiente de todas las cosas vivas.[...........].
Al séptimo día el barco estuvo completo.
[.............] Cuanto tenía cargué en él: cuanta plata tenía cargué en él; cuanto oro tenía cargué en él; cuantos seres vivos tenía cargué en él. Toda mi familia y parentela hice subir al barco. Las bestias de los campos, las salvajes criaturas de los campo. Todos los artesanos hice subir a bordo. Samas me había fijado un tiempo [.............]

Contemplé la apariencia del tiempo. El tiempo era espantoso de contemplar. Subí al barco y clavé la entrada [.............]
Al primer resplandor del alba, una nube negra se alzó del horizonte. En su interior Adad truena, mientras Sullat y Hanis van delante, moviéndose como heraldos sobre colina y llano. Erragal arranca los postes; avanza Mnurta y hace que los diques sigan. Los Anunnaki levantan las antorchas, Encendiendo la tierra con su fulgor. La consternación debida a Adad llega a los cielos, pues volvió en negrura lo que había sido luz. La vasta tierra se hizo añicos. Durante un día la tormenta del sur sopló, acumulando velocidad a medida que bufaba sumergiendo los montes, atrapando a la gente como una batalla.

Nadie ve a su prójimo, no puede reconocerse la gente desde el cielo. Los
dioses se aterraron del diluvio y, retrocediendo, ascendieron al cielo de Anul. Los dioses se agazaparon como perros acurrucados contra el muro exterior. Istar gritó como una mujer en sus dolores, la señora de dulce voz de los dioses gime:

"Los días antiguos se han trocado, ¡ay!, en arcilla, porque hablé maldad en la Asamblea de los dioses. ¿Cómo pude hablar maldad en la Asamblea de los dioses, ordenando batalla para destrucción de mi gente, cuando yo misma di a luz a mi pueblo? ¡Como el desove de los peces llena el mar!"
Los dioses Anunnaki lloran con ella, Los dioses, humildemente, están sentados y lloran, Con los labios apretados, [.............] uno y todos. Seis días y [seis] noches sopla el viento del diluvio, mientras la tormenta del sur barre la tierra.

Al llegar al séptimo día, la tormenta del sur transportadora del diluvio amainó en la batalla, que había reñido como un ejército. El mar se aquietó, la tempestad se apaciguó, el diluvio cesó. Contemplé el tiempo: la calma se había establecido, y toda la humanidad había vuelto a la arcilla. El paisaje era llano como un tejado chato.
Abrí una escotilla y la luz hirió mi rostro. Inclinándome muy bajo, sentéme y lloré, deslizándose las lágrimas por mi cara.

Miré en busca de la línea litoral en la extensión del mar: en cada catorce regiones emergía una comarca montañosa.
En el Monte Nisir el barco se detuvo. [.............]. Un quinto y un sexto (día), el Monte Nisir mantuvo sujeta la nave, impidiéndole el movimiento. Al llegar el séptimo día, envié y solté una paloma.

La paloma se fue, pero regresó; puesto que no había descansadero visible, volvió. Entonces envié y solté una golondrina. La golondrina se fue, pero regresó. Puesto que no había descansadero visible, volvió. Después envié y solté un cuervo. El cuervo se fue y, viendo que las aguas habían disminuido, come, se cierne, grazna y no regresa. Entonces dejé salir todo a los cuatro vientos Y ofrecí un sacrificio.

Vertí una libación en la cima del monte. Siete y siete vasijas de culto preparé, Sobre sus trípodes amontoné caña, cedro y mirto. Los dioses olieron el sabor, los dioses olieron el dulce sabor, los dioses se apiñaron como moscas en torno al sacrificante

Les suena parecido al de Noe, ¿no? Releyendo mi post anterior hay demasiadas semejanzas, con una antigüedad de más de 1500 años a favor de Utnapishtin.
Revelación: lo de Noe es un plagio o, en el mejor de los casos, se basó en la misma leyenda que nuestros amigos sumerios. Es curiosa la falta de respeto de los sumerios hacia sus dioses. Aparentemente, se aterrorizaron más que los hombres.

EGIPTO

Pero esto no es todo: leemos en un fragmento del Libro de los Muertos egipcio unas enigmáticas palabras del dios Atón, que se han asociado con nuestro tema:

“(...) han destruído secretamente cuanto has creado (...) esta Tierra ha desaparecido con el alba de la existencia, en el océano del cielo (Diluvio), surgiendo del Caos de los primeros tiempos.”
Esto en realidad es muy poco y muy oscuro (no hay arca, ni animales, ni paloma...).

GRECIA

Los griegos, en cambio, estuvieron más explícitos:

Parece ser que Zeus se enojó cuando un tal Licaón sacrificó un niño en su honor. Zeus lo convirtió en lobo, pero los hijos repitieron el sacrificio (¿qué quieren? ¡Nadie les había avisado de los gustos de Zeus!) El dios bajó a la tierra para recriminarlos y los humanos, para agasajarlo le sirvieron un rico guiso de oveja, cabra y .... niño.

No se sabe si a Zeus le cayó mal la comida o no entraba en su dieta, lo cierto es que montó en una cólera tremenda y decidió exterminar a la humanidad con un diluvio (un poco ilógico ¿no? Así son los dioses).

Deucalión, fue advertido por su padre, el Titán Prometeo, de que construyera un arca, la abasteciera y se instalase en ella con su esposa Pirra.
Luego sopló el Viento Sur y comenzó a llover y los ríos corrieron con el estruendo del mar, que creció con asombrosa rapidez, arrasando con todo. El mundo entero quedó inundado, con excepción de unas pocas cimas de montañas.
El arca se mantuvo a flote durante nueve días, hasta que en el Monte Parnaso, una paloma le confirmó a Deucalión el cese del Diluvio.
Después del desembarco a salvo, Deucalión y Pirra ofrecieron un sacrificio a Zeus y suplicaron en el Templo de Temis, que la humanidad fuese renovada. Temis se les presentó personalmente y les dijo: “Cubríos la cabeza y arrojad hacia atrás los huesos de vuestra madre”. Los sobrevivientes interpretaron que la Diosa hacía referencia a la Madre Tierra, cuyos huesos eran las rocas que había en la orilla del río. Por lo tanto, levantaron las rocas cercanas al río y las arrojaron por encima del hombro. Las rocas se convirtieron en hombres y mujeres, según las hubiesen arrojado Deucalión o Pirra.

INDIA
Para no ser menos, los hindúes relataron su propio diluvio. Según el Bhagavata Purāna , el avatar Matsya (‘pez’ en sánscrito) de Vishnú se le apareció al rey Manu, entonces rey de Dravida, cuando él se estaba lavando las manos en un río. El pececito le pidió que lo salvara, por lo que el rey lo puso dentro de su lota (recipiente de cobre), el pez creció, y el rey tuvo que ponerlo en un charco. Volvió a crecer y el rey lo puso en un lago. Volvió a crecer y el rey lo puso en el océano.
Agradecido, Matsya le dijo al rey que vendría una inundación.
El rey construyó una gran nave, donde alojó a su familia y el semen de todos los animales para repoblar la Tierra (primer caso de fertilización asistida).
Enganchó la nave al cuerno del pez Matsya, que los arrastró a través del diluvio. Para no ser menos, al finalizar el diluvio la nave encalló en una montaña del Himalaya. No se menciona a la popular paloma.

CHINA

¿Y los chinos? No podían faltar. De los distintos relatos del diluvio, se encuentra el de Fah-le que fue ocasionado por la crecidas de los ríos en el 2.300 a.C.
Pero la más antigua de las tradiciones, cuenta que Nu-wah ( ¿no les suena parecido a Noe? A ver si Noe resulta ser chino) se salvó junto a su mujer, sus tres hijos (¡también tres hijos, como Noe! Esto ya pasa de casualidad) y las esposas de éstos en una embarcación donde dieron cabida a una pareja de cada animal conocido.
Tan importante es esta leyenda de Nu-wah que hoy en día se escribe la palabra “nave” en chino, representada por una barca con ocho bocas adentro (en alusión a los ocho seres que se salvaron de la catástrofe).

OTROS
Cierro la lista con la sola mención (porque la relación se haría interminable) de leyendas diluviales de otros pueblos.

Fueron inundados por los dioses:

Los aztecas (dos diluvios, a falta de uno)

Los incas

Los aborígenes australianos

Ciertas tribus de indios norteamericanos

Los serbios (mitos eslavos recogidos en Serbia)

y seguramente se me escaparon algunos.

Queda abierta a discusión esa generalización del diluvio. ¿Habrá existido, y quedó en la memoria de los pueblos? Pero debe haber sido universal en serio, porque lo mencionan tanto los mesopotámicos como los chinos y los americanos.

Prácticamente todas las razas y pueblos cuentan entre sus leyendas con la del hombre (por lo general junto a su familia) que por gracia divina, se salva de un castigo en forma de diluvio que termina con los hombres y los animales. En la mayoría de los casos, salva una pareja de cada especie animal y junto a sus familiares conforma la nueva generación de la raza humana.
Se puede decir que es el único acontecimiento que toda la humanidad ha compartido casi al mismo tiempo.

Si alguno de mis lectores tiene una hipótesis, lo invito a compartirla en bien de la ciencia. De todas maneras, les deseo un próximo año lleno de cosas buenas. ¡Feliz 2010!

¡cliquea aquí para leer todo!

lunes, 14 de diciembre de 2009

HABLEMOS DE DILUVIOS - NOE, GILGAMESH Y LOS OTROS (1ª PARTE)


Todos sabemos lo que es un diluvio. Una lluvia padre, combinada con inundaciones, que no deja alma viviente a su paso. ¿Universal? Ya veremos.

El más popularizado relato de este, llamémoslo así, fenómeno meteorológico es, por supuesto, la Biblia. La “foto” de los animalitos entrando pacíficamente en el Arca por parejas, como si de un crucero de placer se tratara, está en todos los libros de instrucción religiosa para niños.
Afortunadamente, los niños no son todos estúpidos, y hay que hacer malabares para explicarles, por ejemplo, por qué el león no se desayuna a la cabra (a mí me dijeron que Dios los había transformado a todos en herbívoros para el viaje).
Bueno, el relato es así (Biblia de Jerusalén) (sacrílego de mí lo abrevié, para hacerlo más digerible)

Génesis, 6

5 Viendo Yahvé que la maldad del hombre cundía en la tierra..................,
6 le pesó a Yahvé de haber hecho al hombre en la tierra, y se indignó en su corazón.
7 Y dijo Yahvé: «Voy a exterminar de sobre la haz del suelo al hombre que he creado, - desde el hombre hasta los ganados, las sierpes, y
hasta las aves del cielo - porque me pesa haberlos hecho.»(
Jahvé estaba enojadísimo. Vaya por las serpientes, pero: ¿qué culpa tenía el ganado y las aves ¿se estaban portando mal?)
8 Pero Noé halló gracia a los ojos de Yahvé.
...........................................
13 Dijo, pues, Dios a Noé:............................
14 Hazte un arca de maderas resinosas. Haces el arca de cañizo y la calafateas por dentro y por fuera con betún.
15 Así es como la harás: longitud del arca, trescientos codos; su anchura, cincuenta codos; y su altura, treinta codos.
(El codo, o sea la longitud del antebrazo, era variable. Según los expertos, el codo de los patriarcas medía unos 50 centímetros. Brazo largo, los patriarcas. La longitud del arca sería entonces de unos 150 metros).
...........................................
17 «Por mi parte, voy a traer el diluvio, las aguas sobre la tierra, para exterminar toda carne que tiene hálito de vida bajo el cielo: todo cuanto
existe en la tierra perecerá
(¿y los peces?¿cómo exterminarlos justamente con una inundación? Los peces, encantados. Noe se salvó de llevar un acuario, con ballenas incluidas)
18 ................... Entrarás en el arca tú y tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos contigo.
19 Y de todo ser viviente, de toda carne, meterás en el arca una pareja para que sobrevivan contigo. Serán macho y hembra
(No me imagino cómo se las arregló Noe para determinar en tan poco tiempo el sexo de hormigas, langostas, lombrices y otros).
20 De cada especie de aves, de cada especie de ganados, de cada especie de sierpes del suelo entrarán contigo sendas parejas para sobrevivir.
21 Tú mismo procúrate toda suerte de víveres y hazte acopio para que os sirvan de comida a ti y a ellos.»
22 Así lo hizo Noé y ejecutó todo lo que le había mandado Dios.

Génesis 7

(Acá da más detalles, algunos contradictorios)

6 Noé contaba seiscientos años cuando acaeció el diluvio. (Las edades de los patriarcas son inverosímiles en toda la Biblia. Por otra parte, meterse a carpintero naval a los seiscientos años es un absurdo)
7 Noé entró en el arca, y con él sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos, para salvarse de las aguas del diluvio.
...........................................
10 A la semana, las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra.
.........en ese día saltaron todas las fuentes del gran abismo, y
las compuertas del cielo se abrieron,
12 y estuvo descargando la lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches.
...........................................
19 Subió el nivel de las aguas mucho, muchísimo sobre la tierra, y quedaron cubiertos los montes más altos que hay debajo del cielo.
20 Quince codos
(siete u ocho metros) por encima subió el nivel de las aguas quedando cubiertos los montes.
...........................................
24 Las aguas inundaron la tierra por espacio de 150 días.

Génesis 8
...........................................
4 y en el mes séptimo, el día diecisiete del mes, varó el arca sobre los montes de Ararat.
6 Al cabo de cuarenta días, abrió Noé la ventana que había hecho en el arca,
7 y soltó al cuervo, el cual estuvo saliendo y retornando hasta que se secaron las aguas sobre la tierra.
8 Después soltó a la paloma, para ver si habían menguado ya las aguas de la superficie terrestre.
9 La paloma, no hallando donde posar el pie, tornó donde él, al arca, porque aún había agua sobre la superficie de la tierra; y alargando él su
mano, la asió y metióla consigo en el arca.
10 Aún esperó otros siete días y volvió a soltar la paloma fuera del arca.
11 La paloma vino al atardecer, y he aquí que traía en el pico un ramo verde de olivo, por donde conoció Noé que habían disminuido las aguas de encima de la tierra.
12 Aún esperó otros siete días y soltó la paloma, que ya no volvió donde él.
...........................................

19 Todos los animales, todos los ganados, todas las aves y todas las sierpes que reptan sobre la tierra salieron por familias del arca.
20 Noé construyó un altar a Yahvé, y tomando de todos las animales puros y de todas las aves puras, ofreció holocaustos en el altar.
21 Al aspirar Yahvé el calmante aroma
(¡¡por favor!!), dijo en su corazón: «Nunca más volveré al maldecir el suelo por causa del hombre, porque las trazas del corazón humano son malas desde su niñez, ni volveré a herir a todo ser viviente como lo he hecho.
...........................................

Génesis 9

...........................................
8 Dijo Dios a Noé y a sus hijos con él:
9 «He aquí que yo establezco mi alianza con vosotros, y con vuestra futura descendencia,
...........................................
11 Establezco mi alianza con vosotros, y no volverá nunca más a ser aniquilada toda carne por las aguas del diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra.»
12 Dijo Dios: «Esta es la señal de la alianza que para las generaciones perpetuas pongo entre yo y vosotros y toda alma viviente que os acompaña:
13 Pongo mi arco en las nubes, y servirá de señal de la alianza entre yo y la tierra.
14 Cuando yo anuble de nubes la tierra, entonces se verá el arco en las nubes,
15 y me acordaré de la alianza que media entre yo y vosotros y toda alma viviente, toda carne, y no habrá más aguas diluviales para exterminar toda carne.


Hasta aquí el relato bíblico. La mayoría de los estudiosos consideran que fue escrito alrededor del siglo V AC, basándose en dos perdidas fuentes anteriores, (Los católicos y judíos ortodoxos, en cambio, lo atribuyen a Moisés, aprox. 1200 AC, coautor con Jehová, nada menos, así que nada de decir que son leyendas) pero si cuestionamos su origen divino (con lo que nos condenaremos al infierno) podemos suponer que la historia del diluvio se basa en leyendas mucho más antiguas, transmitidas oralmente.

Veremos en el próximo post cómo hay pruebas que apoyan esta teoría, junto con extrañas coincidencias en diversas culturas que hacen verosímil la teoría del diluvio (¿o serán puras casualidades?).

Nos encontraremos el 31 de diciembre, para brindar.

¡cliquea aquí para leer todo!